INTRODUCCION AL PEREGRINO


INTRODUCCION AL PEREGRINO

PRESENTACION
Esta historia, es algo más que le debo a mis padres.
Empezó por un primer viaje en piragua, desde Alicante a Tánger. Lo que me sirvió para darme cuenta que la piragua no era el medio de transporte ideal, para viajar por África.
A este viaje le siguió otro, en bici por el continente Africano, de unos tres meses pasando por los países de Marruecos, Mauritania, Senegal y Mali.
A la vuelta de este viaje, tenía un nuevo proyecto de viaje y no tarde en partir con mi piragua, desde Alicante a Sicilia.
Este año 2010 he llegado a Suráfrica en bicicleta, atravesando un total de quince países, desde mi ciudad Alicante.

lunes, 26 de septiembre de 2011

MI PRIMER VIAJE EN KAYAC

EN  PIRAGUA  DESDE  ALICANTE  A  TANGER

UN  PASEO INCREIBLE  POR  LA  COSTA  MEDITERRANEA  QUE  MERECIO  LA  PENA  COMO  EXPERIENCIA  Y COMPROBACION  PARA  UN  GRAN  PROYECTO  DE  VIAJE.


Decidí salir un 1 de Junio con luna llena en el 2007 la verdad que nadie me apoyaba en la idea, aparte de que fuese un poco bastante descabellada, dejaba mucho detrás. Recientemente había fallecido mi madre y era un buen momento para unirse la familia pero quizás no se pueda decir que yo este hecho para esto, bueno o eso es lo que se ha podido ver o al menos hace mucho tiempo. Ahora ya ni se puede ver.

ALICANTE – TABARCA
No me vino a despedir mucha gente en mi salida desde la playa del camping bahía, cerca de la albufera. No habría venido nadie. Qué más da si tú piensas que siempre están ahí y cuando no faltas tú, faltan ellos.
Así que aunque la salida no mereció la pena, no se trata de vivir de las penas y lo digo por experiencia, eso es mejor metértelo bien adentro bien adentro e intentarlo no sacar y si te sale en algún momento, por el motivo que sea, intentar que sea breve. Entonces solo quedaba que disfrutar de ese pedazo de luna que estaba saliendo, de la compañía de unas pocas amistades y sobre todo, lo que estaba por llegar. Mi primer contacto con el Mar, a bordo del “Peregrino”.
La noche era muy tranquila pero para ser mi primer día de remar, no se podía pedir nada más. Intente tomar rumbo al puerto de Alicante, por si me cansaba, pues cuando salía ya eran casi las once de la noche, o por si cambiaba el tiempo. Llegando a la altura de la mitad, de la playa del Postiget y viendo que nada de esto iba a suceder, decidí tomar rumbo al cabo de Santa Pola. No se veían muchas barcas en el horizonte y al rato de pasar por la bocana del puerto a lo lejos, vi como un edificio todo iluminado, que no tardo ni 10 minutos en ponerse a mi lado, a una milla más o menos y resulto ser un carguero. Yo llevaba una luz pero dudo mucho que la viese, además la encendía solo cuando era necesario. Esto me sirvió para pensar un poco en lo de salir de noche. Aunque no sería la única vez o mejor dicho; que más de una vez, llegaría al lugar indicado para quedarme a dormir.
Así que se hicieron las tres y estaba llegando al cabo de Santa Pola, cuando decidí abrirme un poco, tomando rumbo a Tabarca. Sobre las cuatro ya estaba en la isla era precioso verla iluminada por la luna, atravesé por la zona de bajíos y me acosté en una calita orientada al Sur, que hay antes de la playa.

TABARCA – GUARDAMAR
Al día siguiente me desperté en mi calita, no muy tarde pero muy cansado, por lo que decidí dar una vuelta por la isla y tomar un café, donde me encontré a la policía de turno sentada en otra mesa y de buenos días me suelta:
-Has dormido en la isla.
-Sí, es que llegue ayer noche a las cuatro, conteste yo.
-Ya si te vi, estas en la calita de ahí atrás, pero aquí no se puede acampar, me dice.
Yo me pregunto, como sabe esto, pero seguro que ayer noche no me vería llegar, seguramente seria esta mañana dando un paseo.
-Así que le contesto; es que vengo en piragua desde Barcelona y no sabía, que aquí no se podía dormir en las playas.
Cuando acabo mi café, como el ambiente en el bar no es muy agradable, decido dar una vuelta por el pueblo, que está bastante tranquilo todavía. Voy buscando un teléfono pero no lo encuentro, por lo que decido seguir mi travesía y llamar cuando antes. Llego donde deje la piragua y me preparo para zarpar cuando antes, el tiempo no es tan bueno, no le hago ascos y salgo rumbo a Guardamar, como me indican los pescadores de la zona que es lo más corto para adelantar en esa dirección.
Por el camino me encuentro mucha ola y a veces me cuesta mucho corregir el rumbo, pero ver que no soy el único que navega con este tiempo me anima. Lo bueno viene cuando estoy llegando a la playa y las olas se hacen rompientes, yo estoy súper cansado y me doy mi primer revolcón acabando en la orilla, donde tenía que llegar aunque no fuese de esta manera.
Primeramente puse todo a secar y después fui a llamar por teléfono, fue entonces cuando me entere que Héctor me andaba buscando con una barca por si me había pasado algo, le dije que ya andaba por Gurdamar, el me dijo que luego pasaría con Mario. Y como ya solo me quedaba que esperar, lo mejor era ponerse a cocinar y comer, pero el tiempo pasó y se hizo de noche, los bañistas se fueron, los chiringuitos cerraron y yo monte mi tienda. Comí algo antes de acostarme pero al ratito de meterme en mi tienda ataúd, me sorprende la visita de Mario y Héctor que aunque fuese corta, era agradable verlos allí y quedar para más adelante.
GUARDAMAR – SAN PEDRO DEL PINATAR
Este día estaba dispuesto a que fuese más cansino, por lo que salí antes, la ruta era bonita y no hubo mucha mar pero cuando llegue a ver el puerto de Torrevieja estaba reventado y el pasarlo se me hizo un suplicio, así que cuando lo pase busque como loco un sitio donde parar a comer, descansar y todo eso. Y ni corto, ni perezoso, como el agua estaba tranquila me metí en una playa de roca.
Allí encontré, unos pescadores y unas personas muy agradables que me ayudaron a levantar el campamento y los niños no pararon de hacerme visitas, agobiándome a preguntas. Yo aproveche un ratito para darme una vuelta, comprar fruta y estar un rato tranquilo. Así llego la hora de partir y un poco más y se van los niños con la piragua pero finalmente, entre los padres y mi paciencia pudimos convencerles del plan. Me iba yo y ellos se quedaban.
Otra vez estábamos el Peregrino y yo en la mar, no sabíamos dónde íbamos a llegar, estaba soplando un poco de castaña y cada vez tenía más agujetas en mi cuerpo serrano. La cosa es que el tiempo según avanzaba la tarde fue calmando y yo me iba calentando, cada rato que pasaba estábamos más lejos, hasta que vimos el puerto de San Pedro y en una playita que había un poco antes decidí quedarme a dormir. Pero sin no antes pararme a pescar al lado de unos pescadores que estaban en una barca sin parar de tomar cervezas y sin coger un pescado, como acabe yo un rato más tarde, eso sí sin cervezas.
La noche estuvo bien quitando un pequeño problemilla que tuve con los guardias civiles, como siempre. Y es que cuando tenía la tienda montada y me encontraba cenando, pasaron pero no me dijeron nada, pero ya bien entrada la noche cuando me encontraba en el quinto sueño, me despiertan una pareja de picoletos,  yo sin preámbulos les doy mi cartera y les digo; hay esta todo dejarme dormir. Ellos empezaron hacer una serie de amenazas y advertencias pero yo seguí durmiendo y ellos siguieron su camino.

SAN PEDRO DEL PINATAR – MAR MENOR
Salí de la playita y seguí rumbo al Sur, pero al ver la isla Grossa hice un pequeño desvió y parada en el caladero que tenía, era un sitio precioso todo lleno de aves y reservado para ellas, no estaba permitido pasear por la isla, así que comí algo me quite el neopreno y seguí, pare un ratito a pescar pero viendo que no paraba quieto porque había algo de mar, partí hacia la Manga. Allí pare en una calita que había preciosa, con un pedazo de hotel en la orilla y lo primero que hice fue ir a llamar.
Héctor me confirmo que si que iba a venir y como siempre llegaría tarde pero no desespere, estuve comiendo, buceando, descansando, comiendo erizos y finalmente apareció, cargado con un montón de cosas y una cámara con la que hicimos la primera foto. Luego quedamos en un camping del mar Menor, el marcho con el coche y yo con la piragua que había un poco más adelante. Lo primero que hicimos fue cenar, el no paraba de tocarme los brazos, es una costumbre que tiene y yo no paraba de quejarme, me daban calambres de lo dolorido que los tenia.
Cuando acabamos dimos la vuelta a la piragua y montamos la tienda, hablamos de donde quedar  la próxima vez, me dio unos consejos para quedarse tranquilo y se marcho quedándome solo otra vez.
DOS DIAS DE DESCANSO EN EL MAR MENOR
Que voy a decir de esto, que me vino como anillo al dedo si quería descanso lo iba a tener y además a la fuerza. Lo hubiera preferido cuando yo quisiera pero las cosas hay que tomarlas como vienen.
Estos días me los pase haciendo excursiones con piragua desde el mar Menor, hiendo a pescar, mirando las tablas de windsurf, charlando con la gente y sobre todo asomándome a la canal para observar que el mar fuera de aquí seguía igual de bravo y por el sitio que había que salir, parecía uno de los remolinos del rio Ganges.

MAR MENOR – CALA DEL GORGUEL
Aun estaba la cosa un poco revuelta, recuerdo que había un pescador en la salida de la canal y me gritaba que no saliese. El sifón aun estaba, no tan fuerte, pero parecía que te fuese a succionar para adentro. Yo partí había quedado en Vera y tenía el tiempo bastante justo.
Una vez fuera había bastantes olas pero se dejaban llevar y así poco a poco llegue al cabo de Palos recuerdo que era pronto y pasó una zodiac, las olas aquí no eran nada pequeñas así que me toco tragar y pasar mi primer acojono. No fue mal, hasta que me confié un poco más de la cuenta y una me dio muy de lado y me volcó, no pasó nada y solo perdí un cabo, estaba todo bien estibado.
Al llegar al pueblo de Palos, pare un momentito y después de unos treinta minutos proseguí el viaje, la mar iba calmando pero tocaba comer, vi la playa de Calblanques son preciosas en el parque, además no hay casas, así que pare.
A la tarde tocaba salir otra vez y más si quería a tiempo a Vera, había sacado cuentas y solo me quedaban cuatro días, en cambio mirando el mapa salían mas días. A eso de las seis llegaba a Portman, después de haber pasado punta Negra, que gracias a una corriente que habría me toco pasarme una hora remando para darle la vuelta. Al llegar a la entrada de Portman dos niños que habían subidos en una baliza, que señalaba zona de bajíos me pidieron auxilio, yo muy dispuesto me los subí a la piragua pero antes volcamos un par de veces. Cuando llegue a la playa los deje jugando con la piragua y yo me fui al pueblo que estaba a un kilometro más o menos, a comprar algo.
Cuando volví aun estaban allí pero tenían prisa por irse porque sus padres les estaban esperando, les di una bolsa de patatas y un aquarius, que había comprado para tomarnos juntos y se marcharon hacia el pueblo, me gustaría volver a pasar por tantos sitios que he pasado en mi vida y que nunca vuelvo a pasar. De allí hice una milla más, hasta llegar a la cala del Gourgel donde monte el campamento en una casita, pasando de montar la tienda y mirando las estrellas.

CALA DEL GORGUEL – PUERTO DE MAZARRON
Grandioso día, no por nada que fuese a cambiar el mundo, pero a mí me sucedieron un montón  de cosa interesantes, desde que partí de la cala, pasando por preciosos acantilados hasta llegar a la puta de las Aguas, donde me encontré otra corriente rebotada, atravesé la bahía de Cartagena y un pescador me regalo una pequeña langosta, mientras me señalaba donde estaba el Portus.
Pero aquí no acabo todo después de comer y descansar, en un sitio tan maravilloso como es el Portus, saldría hacia cabo Tiñoso, cuando ya estaba llegando observe que un velero venia no lejos de mí, en la misma dirección, cuál fue mi sorpresa, cuando doy la vuelta al cabo y aparte de la majestuosidad de sus acantilados, la mar me es favorable y el viento también, además lo hacen con ganas. Al velero le cuesta adelantarme pero cuando lo hace me señala la cabeza, queriendo decir que me falta un tornillo.
Va anocheciendo y ya pase el Tiñoso podría haber parado pero a lo lejos se veía Mazarrón y sin pensármelo puse ese rumbo, cuando llegue ya eran las diez y media. Amarre al Peregrino a una barcaza de buceo, pregunte donde había un cajero de la CAM, a unos pescadores del espigón y me fui a cenar.

PUERTO DE MAZARRON – CABO COPE
Al salir de Mazarrón amenazaban nubes pero según paso el día se fueron marchando y apareció el viento. Mí primera parada la realice en Calnegre, donde conocí un grupo de piragüistas de Murcia, muy majos y todos muy fuertes y por supuesto con mucho mejores piraguas que la mía, pero al contarles de donde venia y lo que pretendía, se quedaron sentados en sus sillas y ya solo nos dedicamos a comer y a reírnos un rato.
Estos se fueron cuando acabamos de comer, el tiempo empezaba a empeorar, yo descanse un par de horas y cuando salí, la mar estaba cada vez peor pero había que adelantar lo que se pudiera, así que me monte en la piragua y a tragar agua, hasta que me canse y pare en una calita antes de cabo Cope.

CABO COPE – AGUILAS
Hoy no iba a ser un día muy largo, pues a las dos tenía que llamar a Héctor, que ya estaría llegando y pensé en Águilas, ya que si no marchaba me daba tiempo a llegar. Cuando salí chispeaba un poquillo pero disfrute con el paso de cabo Cope, los acantilados estaban llenos de pescadores, algunos llegaban por tierra, otros lo hacían con barcas que luego partían. En cambio al pasar el cabo, estaba lleno de escuelas de buceo, me dieron envidia y como me sobraba algo de tiempo, amarre la piragua a una boya y me tire a bucear, mereció muy mucho la pena.
Al subir, como algo y pongo dirección a Águilas, pasando por delante de la isla del Fraile, cuando llego busco un lugar fácil de localizar y llamo por teléfono.
Cuando llegan Mario y Héctor, subimos al Peregrino en la vaca del coche, el resto de cosas dentro y nos vamos a comer a un chiringuito. Después nos subimos al coche y me ahorro unas millas de navegación o lo que es igual a un día remando. Una vez en Vera ni os cuento, apartamento de lujo en urbanización nudista y un descanso con dos colegas que fue corto, porque duro hasta la tarde del día siguiente pero se agradeció.
VERA – MOJACAR
Eran las cuatro de la tarde, hora de despedirse, hoy tocaba en la playa de Vera, nos hicimos unas fotos juntos, ellos partieron hacia Alicante y yo partí rumbo al sur con el Peregrino. Y otra vez cambio de planes, pasar del lujo a lo salvaje pero no hay problema y más si se hace a gusto, la cosa es que después de unas horas remando ya había pasado Mojacar y no encontraba donde parar, porque estaba todo saturado, o como yo digo reventado de casas, finalmente me conforme con un sitio. Pero al día siguiente lo primero que hice fue comprar una botella de autan.

PLAYA DEL DESCARGADOR – PLAYA DEL MEDIO
Zarpe en dirección al parque de Gata (que bonito que fue, me alegro todo lo que me costó pasarlo), reme sin parar hasta que llegue a las puertas del parque en la playa del Hombre Muerto. Allí pare a comer, descansar, bucear y conocí a una peña en un barco que venían de dar la vuelta al mundo, no se puede decir que no te enteras de cosas en una piragua, no han sido los únicos que he conocido viajando en barco. 
Ellos se quedaron fondeados en su barco pero yo partí rumbo a San Pedro, di la vuelta al cabo y un poco más adelante, cuando estaba llegando a Agua Amarga me encontré a dos piragüistas, que estaban preocupados por la mar y no se querían ni dar la vuelta para indicarme, cual cala era la de San Pedro, yo seguí adelante y como estaba empezando anochecer pare cuando me vino en gana. No fue mala elección, una cala tranquila y con un buen compañero, acompañado de su perro.

CALA DE EN MEDIO – PUNTA POLARCA
Este día no se puede, decir que avanzase mucho, pero el tiempo lo hacía muy lento y peligroso. Además el sitio merecía disfrutarlo, zarpe de la cala de en medio, al poco pare en San Pedro para disfrutar un poco del movimiento Hippie, del que cada vez queda menos hasta en estos lugares. Aquí estuve hasta la tarde, luego puse rumbo a San José, el tiempo era bastante duro, vi pasar hasta una barca de playa, volando por el medio del mar. Así que torcí y me fui hacia una calita que había después del playazo, al lado mismo de Punta Polarca.

PUNTA POLARCA – SAN JOSE
Al día siguiente partí cuando empezaba amanecer, ya había bastante castaña y cuando pase la punta ya era bastante fuerte pero era precioso ver esas rocas bañadas por las primeras luces del sol. Me dirigí a la playa de los escollos pare un momento para descansar, como siempre la gente de por aquí, decía que esta Punta era peor todavía que la anterior y después cuando llegaba a otro pueblo más adelante, me decían lo mismo, así que yo no solía hacer mucho caso salvo en estas ocasiones pero pensé que podría pasar. Ayude a un pescador a sacar la línea de su caña, luego me lo encontré de forma muy curiosa más adelante.
Puse rumbo a Punta Loma Pelada, cuando llegue a la punta las olas eran impresionantes y venían por todos lados, no me di la vuelta, seguí adelante trague mucha agua pero pase, luego pasada la punta iba calmando. Entonces paso una barca de buzos dirección a la punta y cuando vieron que no podían se dieron la vuelta, al pasar otra vez me felicitaron y se ofrecieron a llevarme remolcado por su zodiac, pero no me apetecía volcar ahora que había pasado el cabo.
Al llegar a San José fui a comprar y avisar a la guardia civil para que supiesen que estaba por allí y no me viniesen a molestar con tonterías. Cuando iba a salir ya soplaba una castaña impresionante, por la noche hicieron vientos de 35 y 40 nudos no pude ni montar la tienda.

SAN JOSE – PLAYA DE LOS GENOVESES
Por la mañana soplaba también de una manera bastante burra y es que encima era de Poniente y era casi totalmente en contra, mire la previsión del tiempo en el puerto y decidí irme a la playa de los Genoveses. Me costó bastante pero llegue, estaba lleno de barcos fondeados, me subí a uno de un sevillano y me informo que llevaba allí un par de días y alguno de los otros barcos más porque cuando el llego allí ya estaban. Me invito a tomar un café, luego partiría a la playa a montar mi campamento y el a la tarde partiría a San José porque andaba escaso de provisiones.
El día y medio que pase en la playa no fue aburrido, hice excursiones, estuve buceando y visite algún barco más. En uno yate de dieciocho metros de marineros mallorquines, que lo iban a llevar a Irlanda, se ofrecieron a llevar mi piragua, pero rehusé estaba bien acompañado en la playa y el Cabo de Gata me apetecía pasarlo en el Peregrino.

PLAYA DE LOS GENOVESES - ALMERIA     
 Se podía decir que fue uno de los días más bonitos. Cuando partí de la playa de los Genoveses, el tiempo no era nada malo, aun quedaba mar de fondo pero el poniente no era nada fuerte y solo esperaba, que no soplase hasta que hubiese pasado el cabo de Gata, así me dejaría disfrutar del paisaje. Finalmente cuando llegue a la punta del cabo empezó a soplar cada vez más fuerte y llegando al pueblo de Gata ya era considerable, aproveche para parar un rato. Y fue entonces al entrar en un bar, ha comer un bocadillo, cuando tope otra vez con el pescador de Esculles, los dos nos alegramos mucho pero no tarde en salir y subir sobre el Peregrino.
Cojo rumbo Almería pero cuando ya estoy llegando decido parar un rato a descansar y comer algo, estoy cansado de tragar agua y de pelearme con las olas. A la hora y media salgo  hacia Almería, que en una hora más estoy, dejo la piragua en la playa y me voy corriendo a un cajero a sacar dinero. Vuelvo a la playa me neto otra vez en el agua y me voy hasta un camping que esta a otra hora de Almería, además ya iba tocando, por lo menos llevaba una semana sin ducharme.
ALMERIA – PUNTA DE LAS ENTINAS
Del camping salía sobre las diez, había que aprovechar el sitio, pondría rumbo a Roquetas del Mar, donde pensaba parar a comer, llegue a buena hora así que aproveche para comprar unas cosas, he irme a comer a un chiringuito, después de descansar un rato me monte en mi piragua y partí. Era una parte en la que el paisaje eran playas de arena y más playas de arena, pero no resultaba monótono, eran muy bonitas. Lo único que afectaba más al paisaje, es la cantidad de viveros que había al fondo y que no dejarían de aparecer, hasta pasada la mitad de la provincia de Granada.
Finalmente pare a dormir en punta de las Entinas, un poco antes de Almerimar y menos mal que plante la tienda unos seis metros o más de la orilla, porque a la noche subió la marea y por la mañana siguiente el agua llegaba hasta el mismo borde de esta. ¡Casi me mojo!

PUNTA DE LAS ENTINAS – BALERMA
Aquí otra vez empezó el mal tiempo de buena mañana, tanto fue así que a la tarde no pude volver a salir a remar. Partí de punta de las Entinas, bien pronto pensando llegar muy lejos a las nueve estaba pasando por punta de Perro y después de pasar por encima de un banco de medusas llegue a la playa de Balerma. Serian sobre las diez de la mañana pero el tiempo amenazaba. Para salir casi vuelco pero de cabeza, se me pincho la punta de proa en la arena y se puso casi vertical, habían unas rompientes grandísimas y ya decidí no salir. Y así fue como perdí otro día más, menos mal que las vistas eran de Sierra Nevada, con los picos del Mulhacen y Veleta al fondo.                    

BALERMA – MAMOLA
Ese día entraba en otra provincia, la de Granada ya no hacia tan mal tiempo y además iba calmando, la primera parada la hice en el ultimo pueblecito, perteneciente a la provincia de Almería, era muy chiquitín y estaba después de Adra, un matrimonio   de ancianos muy simpático, me enseñaron su casa que tenían muy preciosa, el jardín estaba todo decorado con objetos del mar y tenía un par de estatuas gigantes que simulaban unas olas, que estaban hechas con conchas, caracolas y restos todos ellos pertenecientes todos ellos al mar. Esta casa se llamaba “Mediterráneo”.
Ya en el siguiente pueblo que pare fue Mamola, se me hizo un poco largo no sé si fue, porque entro calma y yo estaba acostumbrado a ir siempre con un poco de viento, por lo que se notaba más el calor  y aparte se hacia un poco aburrido, además tenía prisa y no podía parar a pescar, ni nada de eso. Quería llegar en menos de treinta días a Tarifa y el tiempo no había sido muy favorable últimamente. Pero mereció la pena llegar a Mamola, era un pueblecito encantador a orillas del mar, se respiraba muy bien.

MAMOLA – ALMUÑECAR
Casi se puede decir, que atravesé la costa de Granada en un día, fue un poco paliza más que nada porque hubo mucha calma pero también hubo buenos momentos, como cuando se me acercaron cuatro delfines por Motril.
Después de salir y estar remando durante unas horas pare en Calahonda una playa de piedras pero preciosa, muy abierta, en el mismo cabo y la media luna la formaba hacia fuera. Después de descansar un rato y comer, partiría hacia Motril pero ya no pare hasta llegar a Almuñecar, demasiada paliza seguida, al final ya no me salía ni el movimiento de remar.

ALMUÑECAR – PLAYA DE TORRE DEL MAR
A la mañana siguiente desperté temprano y fui a desayunar chocolate con churros en un quiosco que había al lado de la playa y después de recoger todo, saldría hacia Málaga. Se ve que el desayuno me sentó bien, porque pronto me encontraba pasando la herradura, ya se podía decir, que estaba en otra provincia. Pare a comprar y descansar en las playas de Torres-Costa, toda la arena estaba invadida por las carpas y las tiendas. Eran las fiestas de San Juan y aquí la noche del 23 al 24 de Junio, seria la gran hoguera, me fui a un lado y cuando descanse, partí dirección a Málaga, todas las playas estaban igual y ya se empezaban a ver hogueras. Pare en una calita tranquila y cuando monte la tienda y cene, fui a dar una vuelta.

PLAYA DE TORRE MAR – PLAYA DE SAN ANDRES
De aquí salí y seguía la calma como estos días pero a la tarde ya cambio. De Torre Mar fui a la cala del Moral, donde las peñas aun seguían de fiesta, hasta media-tarde, ya que al día siguiente trabajaban, después de comer en un chiringuito, como haría mucho de estos días, fui saliendo hacia Málaga.
Atravesarla fue un poco desagradable, primero la entrada al puerto de barcos y después la salida de aguas residuales, que hacia unas olas que parecían la desembocadura de un rio, además asomaban las bocas de unos peces que parecían tiburones. Pero finalmente consegui pasar todo esto.
A la hora y media de salir de allí pare en una playa, cerca de Torremolinos, donde no quedaba nadie pero había basura para llenar una nave industrial, pille un buen mosqueo yo que siempre iba cogiendo algo del mar pero no me gusta insistir en todo esto, a veces lo veo como una causa perdida. Bueno, solo un ejemplo el de los inteligentes pescadores. Dicen; voy a tirarles el resto de carnada a los pececitos para que coman. Pero bueno el envase donde va llévatelo o por lo menos ábrelo. He encontrado un montón de tapers y bolsas cerradas con restos de comida, por toda la costa.
PLAYA DE SAN ANDRES – PLAYA DE LA CAMPANA
De aquí ya partí con algo de castaña y otra cosa que me fastidia, ver a los pastosos que se compran barcos súper buenos y no saben ni llevarlos, no son ni para poner un poco de vela, prefieren ir dando panto cazos y escuchando el sonido del motor, les da más seguridad. La verdad que cada uno con su dinero, que haga lo que quiera pero si al menos lo disfrutasen, están deseando ver un puerto para meterse dentro. Bueno yo intento no tomar ejemplo y sigo. En cambio los pescadores son de otra manera, aunque también hay de todo y lo hacen la mayoría de veces por obligación, suelen ser más auténticos y suelen dar mejores consejos. Además te toman menos de loco y siempre te están animando. Así que después de todo llegue a Fuengirola y allí tope con un guiri capullo. Que mala raza esta de los guirufos, ya sean rusos, alemanes, ingleses, o españoles que se creen que porque están de vacaciones, tienen derecho a todo. Yo me fui a comer y ahí se quedo discutiendo, al rato eche al peregrino al agua, rumbo a Marbella, donde había quedado al día siguiente con Héctor y Verónica, pero al llegar a punta de Calaburras  me di la vuelta y me metí en la playa de la Campana, la primera vez que hacia algo de esto. Pensé que mejoraría, como era pronto igual al atardecer calmaba, pero no fue así y como ya era tarde decidí quedarme.

PUERTO DE LA CAMPANA – PUERTO BANUS
Me toco salir con peor tiempo del que hacía por la tarde, eso me pasa por echarme para atrás. Pase la punta de Calaburras y luego otra que había más lejana, yo pensé que Marbella estaría más cerca pero no era así y por supuesto puerto Banus donde había quedado a comer imposible de llegar a comer. Por lo que me toco hacer un pensamiento, llevaba casi cinco horas remando, tocaba salir y llamar por teléfono, para que se acercasen hasta aquí.
Finalmente llegaron y a las tres nos encontrábamos comiendo en un chiringo de la playa, que eso nunca falta. Les dije que pronto nos veríamos en Alicante, que para llegar a Tarifa no quedaba gran cosa.
A la tarde salí en dirección a puerto Banus, cuando llegue ya era de noche pero mereció la pena, la calita que me había recomendado Héctor delante del puerto, era muy bonita y tenía hasta una ducha de agua dulce. Monte mi tienda delante de unos bloques de súper lujo y pensé que no duraría mucho, en venir la policía a echarme. Pero me dio tiempo a dormir y desayunar, eso sí como de costumbre en las playas de Málaga, me toco levantar el campamento pronto, porque empezaban a limpiarla.

PUERTO BANUS – PUNTA DE LA CHULLERA
De puerto Banus, fui hasta Estepona, el día era tranquilo y pensaba llegar a Tarifa en tres días, así que estaba bastante calmado, pare en este pueblecillo que tenia buena pinta y estaba bastante tranquilo, estuve un buen rato y a la tarde puse rumbo al peñón de Gibraltar, pero antes de llegar casi en la misma frontera entre Málaga y Cádiz encontré el lugar más bonito de esta provincia Punta Chullera. Y por qué no, me quede a dormir, que más se puede pedir en un sitio así, pues que allá un chiringuito, que cuando te empieces a enrollar y a contar, te inviten a cerveza.
PUNTA DE LA CHULLERA – TARIFA
Largo camino el que me esperaba este día pero mereció la pena, porque menuda fiesta me corrí en Tarifa con una peña autentica y al día siguiente Alicante pero esta vez sin el Peregrino.
Del trayecto no pararía de contar cosas pero como siempre pienso que es imposible. Así que os diré que antes de llegar a la Línea, en un pesquero me querían dar de fumar un canuto (casi na si le doy una calada vuelco y eso que no habían olas) y vi delfines por al lado de los pesqueros. También tengo que decir que el pueblo de la línea es autentico, que me quite el sombrero ante la policía inglesa, que los guardias civiles son unos vacilones, que tuve que pasar la bahía de Algeciras esquivando barcos y que finalmente llegue a Tarifa con una buena tormenta pisándome los talones.

TARIFA – TANGER
Después de subir Alicante, me volvió a tocar volver a bajar a Tarifa, me quede con ganas de pasar el estrecho y aquí no había nada interesante que hacer. Así que en una semana o menos ya estaba allí.
Me toco esperar un poco, un par de días como siempre (será eso siempre igual), bueno yo me los pase viendo a la peña, recogiendo mis pertenencias, que estaban todas desperdigadas y pintando mi piragua, por fin saldría, no sé si porque pinte al Peregrino con pinturas de guerra, o porque tenía un montón de ganas de cruzar el estrecho pero el tiempo calmo.
Al salir por los alrededores de Punta Tarifa las olas eran impresionantes, pero peor las había tenido a veces. Cuando me alejaba una lancha de pescadores me animo y yo les puse buena cara y me despedí. El trayecto fue precioso, si las otras veces he contado poco, esta vez no puedo contar nada, solo que vi dos orcas, que jugué con los delfines, o mejor dicho jugaron conmigo, así y a uno que se quedo parado debajo de mi piragua le toque el lomo, que con los barcos no pasa nada porque estas fuera de sus rutas y que finalmente llegue a Marruecos y se portaron conmigo excepcionalmente bien. UN SALUDO MUY GRANDE A TODA LA PERSONA QUE LO LEA Y AQUELLAS QUE ME HAN APOLLADO, O QUE SIMPLEMENTE HAN TENIDO LA GRACIA DE TOPARSE CONMIGO.  
                     

miércoles, 24 de agosto de 2011

DESDE MESSINA A ESTAMBUL

Today, I have to thank everybody who have trusted me, all who have trusted me, all who have helped me to show that someone with very limited means and without any logistical deployment can go further. I would say that you just need a great inner strength, a strong will and use your head, the rest of it will arrive, mai piano, piano.
 Hoy tengo que agradecer estos momentos a todos los que han confiado en mí y me han echado una mano, o algo más de una, ayudándome a demostrar una vez más, que alguien con muy pocos medios y sin ningún tipo de despliegue logístico o no logístico, es capaz de llegar al más allá. Incluso os diría que solo hace falta, una gran fuerza interior, mucho querer o corazón y algo de cabeza, lo demás ya ira viniendo pero piano, piano.


Tormenta en Crotone, en el golfo de Taranto, Italia

Mal tiempo antes de llegar a la peninsula de Salento, Italia
Como empezar este viaje, algo que siempre me cuesta pero acabo haciendo las maletas y despidiéndome, esta vez quería no pasar desapercibido, no por nada, sino por saber lo que me perdía por el tiempo que durase mi viaje pero ha merecido la pena. Y aunque ahora empiezo con una cerveza, desde un pub de Estambul. Allí estaba en Messina con mi macuto, que siempre llevo a todos mis viajes y un chaleco salvavidas dispuesto a todo. Me costó encontrar un Kayak pero por fin apareció. Y el viaje comenzaba un 15 de Enero, frio y con viento en contra pero no importaba y menos ahora que estaba lleno de fuerza. No ceso, se mantenía, una borrasca detrás de otra. Perdí parte de mi material en el mar, con él una de las partes más importantes, la estructura de mi tienda. Pero si así lo había querido el destino así lo tendría, ya nos buscaríamos las habichuelas. He pasado casi todo el viaje sin mi querida tienda.

Guardia costera de Santa Maria di Leuca, Italia
Marie, mujer del lupo marino y yo
Pero por fin doblaba la península del Salento y con el golfo de Taranto, en el alma más que en la bolsa, se abrían las expectativas de llegar a Venecia. Aunque aún quedaba mal tiempo y millas que remar. Y recuerdo que un sabio dijo; con paciencia y una caña, todo llega. Y mientras a disfrutar. Y así fue disfrute de las maravillas de este país y de sus personas, con las que tanto tiempo he compartido.
Primera vez que pinto mi kayac, el Peregrino
Venecia, un sueño conseguido
Y el día llego, entraba en Venecia, era un sueño, recuerdo que los días antes, no podía hablar con nadie de ella porque me caían las lagrimas. Pero cuando llegaba, todo era alegría y tocaba despedirse, al igual que me despedí de Italia en Trieste. Y empezar con otras ilusiones que me llevarían a Croacia, donde las visitas prometidas y no prometidas nunca llegaron.
Pero conocí, un país tranquilo, preparado para el turismo a gran escala y todo llegara. Yo voto porque Croacia, la acaban vendiendo.Todos los ricos querrán su apartamentito en sus costas y eso que no hay playa. Él porque me lo guardo pero si no cambian las cosas os digo, que asi acabara. Ya tiene una mayor infraestructura turística que Grecia y eso que no tiene ni la mitad de historia.  
La tranquilidad de Croacia
Grandes espacios de Montenegro
Y Croacia me dejo un poco desengañado, me esperaba más por lo que me habían contado. Pero es muy bonita aunque para mi gusto le faltan los espacios abiertos. Y antes de entrar en Albania, pasaría unos días por Montenegro, que eran como el Yin de Croacia, todo lo contrario. Un mar más agresivo, donde no abundan las islas y todo a lo grande, incluso algunas buenas playas por el final de sus costas. En cuanto a las personas, menos creídas que en Croacia, en donde tienen el listón un poco alto y eso que no son Grecia o Italia.

Bonkers de la segunda guerra mundial en la costa de Albania
Kasimil, ultima y bonita población de Albania
Y llego la sorpresa del viaje Albania, que me podía esperar después de todo lo que me habían contado sobretodo en Italia, desastre. Y sorpresa, que gente, que ganas de fiesta, solo les tenía que decir que venía remando de España, para montar una gorda. Lo que demostró que en Europa, aun hay sitios donde  se sabe vivir. Ahora solo es confiar en el cambio.
Capilla, en la peninsula del Pilon, Grecia
Monasterio Ortodoxo, en la peninsula del monte Athos
Peninsula del monte Athos, Grecia
Y después de ver las maravillas de Albania, entraba en Grecia, que sabía que iba a ser el punto especial pero también lo fue con su policía. Los que casi echan para atrás, todo mi viaje. Por hacer cumplir sus normas, que no cumplen ni ellos y porque seas diferente, no tienes porque entrar dentro de las leyes. Pero no voy agobiaros este resumen, con todos los percances que tuve con la policía griega. Solo deciros que yo pienso; que la policía fue un cuerpo, que se hizo para ayudar, aparte de para hacer cumplir las leyes. Y a mí no me ayudaron estos para nada. Y si no llega a ser por personas como Danis y su mujer Maria, las cuales no faltaron tampoco en Grecia, me hubiese visto en situaciones difíciles de resolver. Pero me encanta pensar que el mundo puede cambiar. Y despidiéndome de esta maravilla de Grecia, que me hizo sentir esa naturaleza, tan salvaje casi, como "África". Del estilo de Cabo de Gata pero más abundante, detrás de un sitio otro. Llegue a Turquía.

Policia en la frontera de Turquia, Enez
Yo, a mi llegada a Estambul
Tenía mis miedos, cuando entraba en su frontera, ya me esperaba lo peor. Pero acabaron peleándose entre militares y policías, haber quien se quedaba conmigo y asi entraba en un país lleno de amabilidad y hospitalidad, en el que las fiestas no son tan abundantes, quizás porque estaban con el ramadán. Pero se tiene un mejor concepto del dinero que se utiliza más para compartir y ofrecer. Y se mira menos por el enriquecerse o ganar poder. No lo digo solo por mí, lo digo por lo que veía. Aunque la civilización llega a todas partes y tambiénllega a Estambul.

Entrada al Bosforo, Turquia
Mañana cojo mi vuelo para Alicante, tengo muchas ganas de encontrarme con los míos. Pero hoy desde esta terracita con vistas al Marmara, puedo decir; mirando al mar soñé,… Pero lo mío no son sueños, son recuerdos que quedaran muy dentro de mí, para que no se borren al igual que espero que quede dentro de vosotros, porque significara que todo va bien. Thak you. Gracias.

domingo, 3 de julio de 2011

LOS MOMENTOS DEL VIAJE

 Hoy estoy sentado en la terrazita de mi habitacion de hotel, en Grecia. Con vistas al mar, enfrente una gran isla, a la que el Lunes tendre que cruzar para ataja y unas panoramicas increibles. Si os apetece ver bonitos paisajes de mar, venir a Grecia. Pero es un momento y este momento, me hace pensar en otro momento el de manana. Un gran momento, voy a pintar mi piragua, con colores alegres, los del viaje. Momentos que me hacen olvidar los malos momentos como los de ayer, cuando este sistema de leyes, sin flexivilidad, de personas incapacitadas para desarrollar su labor,...Casi hechan atras un gran esfuerzo, sin pensar un poco mas alla, en facilitar las cosas, en ayudar y muchas cosas mas en el que este sistema falla. Pero no voy hablar de los malos momentos, los malos momentos solo deberian nombrarse, para saber que existen y olvidarlos. Y este viaje, al igual de todos los que hago, estan cargados de buenos momentos, por eso estoy aqui y seguire aqui.
Voy hablaros de esos momentos, como el del encuentro con la naturaleza, tan imprescindible para el ser humano. De esos encuentros con la humanidad, tan pura como la de Africa, sin egoismo, sin envidias, sin muchos fallos que cargamos a nuestra espalda en el mundo desarrollado. Y de ese encuentro tan brutal de la fuerza, tanto humana, como de la naturaleza. Que en realidad ni todas las grandes obras de la humanidad, ni toda la humanidad junta, podrian superar un golpe de ola, de esta belleza tan brutal..
 Grecia, me ha hecho sentir, me ha hecho llegar mas alla, a oir sonidos que desconocia. Recuerdo un dia magico, en Malamocco, los alrrededores de Venecia, despertaba durmiendo en un pequeno atraque, al lado de un canal, ese dia era un dia especial para mi. Iba a llegar a Venecia, no os podeis imaginar como lo senti todo, era el paraiso. Los arboles moviendose, el canal tranquilo, la piragua al lado, los pajaros cantando, las primeras luces del sol, lo sentia todo...Y no puedo olvidar nada. La verdad que esos dias fueron un sueno para mi.
Pero en Grecia, a sido algo especial, no se si fueron la cantidad de dias en la mar o los paisajes. Estaba en una cala y estaba atardeciendo, acababa de llegar y tocaba descansar. El pescador que pasaba con su barca y se iba ya para puerto, me dirigio las ultimas palabras. Pero yo me quede sentado en la orilla, durante un buen rato, empezaba a oir ssonidos en el agua y cada vez mas, me gustaba y alli me quede un buen rato hasta que me decidi, ir hacer la comida. Y cada vez son mas estos momentos y los necesitas. Los buscas, duermes al lado del agua, lo mas pegado posible, aunque alla mal tiempo. Y te desperta, te mece, escuchas como se acercan los peces. Y con las luces ocurre lo mismo, no te cansas de descubrir cosas nuevas. Pero bueno, me imagino que es como todo.
En las personas, es igual, cada persona es un pequeno mundo y con sus fuerzas. Pero estos pequenos mundos tambien sufren el caos. Y yo me pregunto: !Y si las personas fuesemos estrellas! Cada cual con luz propia pero incapaz de juntarlas, es bastante dificil ni con dos estrellas es posible !existe la solucion! las leyes, la civilizacion acaso, el ceder...Hay una solucion mas fuerte que todo eso, es el Querer. Yen eso le ganamos a las estrellas. Mis viajes me lo demuestran, no lo digo por mi, yo solo soy un medio, que lo unico que hace es forzar y disfrutar de su vida. La solucion esta dentro y hay que buscarla. Bueno no os comais mucho la cabeza y dejarla salir sola, que antes o despues fluira. QUE ME VOY PA ESTAMBUL, AL RAMADAN

                                          GRACIAS, THAKS.

lunes, 6 de junio de 2011

EL PATIO FEO

IMPORTANTE! Siento solo poner una foto pero es la unica que tengo ahora, esta manana a pasado algo raro en un internet y cuando he llegado al hotel hacernos unas fotos juntos no me dejaba escribir sobre la tarjeta pero tenia otra, yo que tenia fotos curiosas de Albania y queria enviar alguna en grupo, a mi familia y amigos. Pero en la camara se veian, maldigo a la cyber ciencia, siempre me juega alguna, eso es por lo que no nos llevamos bien y ella lo sabe y no para de tocarme las pelotillas.

Entraba de Monte Negro, una pequena costa pero cargada de sitios bonitos  y mucha fuerza. Llegaba a Albania de donde todos me habian hablado mal, sobre todo los italianos, que incluso me habian dicho que tendria que remar mis 20millas seguidas, para parar en algun sitio, pobres ignorantes. Menos un serbio que era economista y habia estado tres veces en Barcelona y me invito a comer en Monte Negro. Y por medio del ingles y el espanol nos entendimos y me explico lo que habia porque se la habia recorrido y se la conocia.
Ayer pude ver bien el Google Earth y pude comprobar la ignorancia de la gente. Hasta ahora a sido una costa cargada de playas impresionantes, que ya me hacia falta porque en Croacia y Monte Negro, no existen. Y lo que me queda es impresionante sobre todo el Sur, donde esta lleno de preciosas calitas. En cuanto, a si esta poblada lo esta, al menos lo justo. Pero os voy hablar un poco de Albania y como a sido mi entrada.
Entraba yo despues de la desembocadura de un rio impresionante, en este pais que pertenece la mitad de la desembocadura a Monte Negro y la otra mitad a Albania. Y llegaba a la primera playa poblada Velliploja, alli pare y comi algo de lo mio y tome un cafe y una Coca~cola que page en euros, aunque ya me entere que existia el Leke. Sali de alli y se empezaba a meter la tormenta pero llegue hasta casi Shengjin, pare en un chiringuito, muy chiringuito playero y alli hice mi primer contacto con los albaneses. Habian dos senores muy simpaticos el dueno y un cliente, que por medio del italiano a los que aprecian mucho nos entendimos. Me invito a la primera Coca~cola y luego me ofrecio un licor de regaliz un poco fuerte y pase alli la tarde viendo un buen chaparron con tormenta electrica. Luego le ofreci 10euros para cambiar en lekes, por si queria tomar algo mas y fue entonces cuando vio la oportunidad de sacarse algun extra, me los pago a 100lekes el euro, cuando esta a 141lekes/euro. Luego queria cocinar para mi, me quiso invitar a su pequena caseta a dormir y me explico como pescaba con unos petardos muy tipico en Albania pero no hubo ocasion de probarlo. Yo comi de lo mio, dormi en la playa y page poco mas por una cerveza, una bebida de cafe con leche, al dia siguiente y un tomate y un pepino que me ofrecio para cenar. Dan mucha lastima.
A las 8 de la manana estaba en Shengjin, cambie mis euros y compre comida para llegar a Durres. Deje mi piragua en la playa y no sucedio nada. Al rato de salir de esa poblacion pare en una playa cargada de chiringuitos y fuy a uno primero donde no tenian nada para comer, estaban preparando la temporada y me pedi una fanta. Me fuy a otro buscando comida. Y llegue a uno en el que habia un grupo de gente comiendo, en una mesa incluidos dos policias y en otra un senor mayor que parecia el dueno. Me pedi unos pescaditos, una ensalada y una Coca~cola. Y al ratito se levantan los policias y me piden el pasaporte, con mucha educacion, no quieren molestar y dicen que coma. Solo sienten curiosidad por saber quien soy y se aprovechan de su autoridad. Yo les intento explicar que vengo en aquella canoa dando el giro al mediterraneo. Y acto seguido comida pagada y empiezan a reirse y a pedir el pasaporte a todos en broma.
Me fui de alli, otra vez amenazaba tormenta y al rato vi unas casetas a lo lejos parecian algo y pare, era una colonia de pescadores abandonada.!Hay alguien!, !Hola! Alli estaban ellos un matrimonio de pescadores gordetes, los unicos que quedaban. Era dificil comunicarse y me fuy a una caseta que habia enfrente de mi piragua y al ratito aparecio el hombre. Si me iba a quedar a dormir alli si necesitaba algo. Yo pensaba partir porque la tormenta no se metia pero el sitio era maravilloso con una laguna que tenia a mi espalda, que yo la tenia marcada en el mapa como sitio guay, asi que alli me quede tocaba disfrutar de estos sitios. Y al ratito aparecio el matrimonio dando el ultimo paseo del dia, la verdad que el sitio lo merecia, que atardecer, me preguntaron otra vez si necesitaba algo y yo les ensene mi cerveza de repuesto, una Pan dijeron, ya se dieron cuenta que tenia de todo, les ofreci un poco de Milka y nos despedimos. Al rato vi fuego en el pueblo y seguro que les hubiese encantado que fuese, pero yo ya estaba cansado pero no tocaron mi piragua, ni me molestaron como esos toca pelotas espanoles en Italia. Seguramente vino mas gente con los coches a verles, pero lo entendieron.
A la manana siguiente parti pronto y pase el primer cabo, paro en una poblacion que tenia marcada playita a gogo, me tomo un cafe , un sanwich y compro algo de agua y parto a pasar la desembocadura del primer flume y entre esa y la del Mat, veo una veo una playita con un chiringuito de una planta y veo las mesas con gente, asi que decido parar a tomar algo, ya que la mar esta algo revuelta. Veo que alguien se levanta de las mesas y se acerca a la orilla, no podia ser otro pero ya os contare. Me recibe y me invita a ir al bar.
Recojo mis cosas y me dirijo al bar. No me dejan ni entrar, me sacan una cerveza y me dicen que me siente con ellos en la mesa. Yo za iba preparado y me habia traido mi camara para ensenarles fotos y tambien saco mi recorte de prensa. Como como un animal, gambitas, galeras, pescadito, ensalada y algo de carne. Se presentan todos, un profesor, un doctor y un monton de gente alli hablando entre italiano y ingles. Me hecho la segunda cerveza y me bajo para la piragua. En eso que se acerca el espontaneo y no podia ser otro un marroqui en Albania, Mohame, que me ofrece de todo hachis, coca, heroina, no problema, que majos son mucho de boquilla pero en el fondo tienen un corazon de hierro. Estoy deseando llegar a Turquia, donde seguro que mas de una vez me invitaran a dormir en sus casas, sin complejos de nada, sin miedo a nada, solo porque son asi. Estambul sera otra cosa pero el mundo musulman no te lo pierdas. Y no me dejaron ni reposar la comida, todos deseando verme partir, asi que entre las olas partia otra vez. Luego ya calmo y pase la desembocadura del Mat y otro cabito y za tarde llegaria a una playita de Portoromano preciosa.
A la manana siguiente partia para Durres estaba a un tiro de piedra y al llegar pare en un chiringuito de la playa hacer el cafe, alli conoci a Nero el camarero que hablaba el espanol muy bien y me invito al cafe y cuando estaba acabando de tomar me llama un senor de una mesa y me ofrece sentarme con el y otro hombre, a tomarnos una grapa y el otro hombre un conac. Y quieren que les cuente mi aventura con el ingles y el italiano, el hombre muy emocionado me cuenta cosas de Durres y poco mas tarde llegue a mi hotel.
Yo no tengo mas que contar pero de patito feo no tiene nada, tiene costumbres a la vieja usanza pero en sus calles no vereis la miseria como en Africa. Es una lastima que a estos paises no les demos buenas ideas, como: cuidarlos, invertir en educacion y muchas cosas mas que hay que hacer y metamos el consumismo que es lo que mueve el dinero y al mal turismo. Es una real lastima, hasta ellos lo dicen, que vivimos bien pero cuanto dura esa idea cuando se mete el capitalismo y se entra en el vicio del gastar, que da poder, de las malas diferencias, de lo que es normal y anormal...Los caminos no son buenos, va siendo hora de tomar otros caminos de abrir los ojos a un mundo maravilloso que esta hay. Desde aqui os invito a que conozcais ALBANIA y los senoritos que cambien, que se puede vivir con mucho menos.

sábado, 19 de marzo de 2011

EL VIAJE

Asi que el Domingo me puse manos a la obra y pinte mi piragua, pensando que daria a entender otra imagen distinta del Peregrino, que no trata de ser el primero en recorrer el mar Mediterraneo en piragua, el hacer un gran logro. Sino que es una forma de vida y un proyecto mucho mas interesante dar a conocer Africa.
                                                Entrada a Santa Cesarea di Terme     

Estuve un par de dias mas en este encantador pueblo donde ya me conocian todos, hasta los de las tiendas de arriba del pueblo. Y el ultimo dia por la noche, recibi la visita en el pueblo del Alcalde, que me queria invitar a un chocolate caldo y me preguntaba por mis necesidades. Pero no fue la unica vez que me di cuenta que el Peregrino empezaba a cobrar vida. Al dia siguiente llegaria a Santa Cesare del Terme, desde donde pude contemplar las montanas de Albania y un muchacho de alli me dijo que los dias buenos, buenos se podia ver hasta la primera isla de Grecia. Aparque la piragua en su escondido puerto entre escollos. Y fui a dar una vuelta, tomar un cafe, hechar una postal y esas cosas que se hacen cuando invades un pueblo. Cuando volvi a la piragua y me estaba comiendo un bocadillo, listo para proseguir mi viaje, recibi la visita de un joven que habia pinchado la paguina web rotulada en la piragua. Estaba muy emocionado y no paraba de preguntarme cosas como podia y me llamaba por mi nombre, el suyo era un poco raro Migron o algo asi, pero se gano mi simpatia por su espontanedad. Ahora solo me quedaba prosegir mi viaje, iba a ser algo diferente y yo tambien tendria que poner algo de mi parte para hacerlo lo mejor posible.
Y continuaba mi viaje y con el los encuentros magicos, todo era precioso, unos paisajes inolvidables, no podia pedir mas. Esa noche dormiria en Porto Badisco, un puerto natural, que tendria como todos esa historia de la nave de Ennea y no faltaria el encuentro magico de un chaval que vendria con el periodico en la mano y su poco espanol, para hacerme saber de su hallazgo. Su nombre Maximiliano, estuvo un rato hablando conmigo, sobre todo preguntas tecnicas. Pero luego me iria hacer la cena y a dormir bajo mis dos pinos tranquilamente.
En mi cabeza corrian preguntas como que hacercaba mas a la gente, la prensa y todos los medios de comunicacion, o mi forma de viajar, nose. Yo solo intentaba lo que se viajar.
A la manana siguiente no faltaria la despedida con fotos, Maximiliano decia que eran importantes para el lugar. Pero no se conformaria solo con esto. Cuando llegaba a Otranto, hay estaba el con su hermano Carlos, sus amigas Dora, Rafaela, su amigo Simone y otra chica eslovena de la que no recuerdo su nombre, para decirme:
-No esta mal en tres horas y eso que tenias el tramontana de cara cuando pasabas el cabo, ya  te lo dije. Le pegas fuerte.
No me queria liar mucho y me fuy hacer mis cosas, comprar, cargar de agua y descansar un rato para partir con un Tramontana un poco fuerte. Sali del puerto y la mar tambien era bastante Mossa, asi que pensando que no iba avanzar mucho, decidi hacer un descanso haber si calmaba al caer el sol.

Faro de punta Plasida
Pare en una playita que vi entre las rocas y alli habian tres chicas jovenes, quizas un poco mas de la cuenta pero ya bebian y fumaban de to y eran estudiantes de ERASMUS espanolas y no tarde en entablar conversacion con ellas pero, no me invitaron, bueno al final me ofrecieron cerveza, a la reuse yo no queria cerveza. Tenian unas ideas  muy diferentes de la vida a las que yo tenia y aunque querian viajar se notaba que eras ninas bien, con unos suenos un poco caros y sin capacidad de desarrollarlos, tenian problemas hasta para ir a Leuca que estaba hay al lado. Yo les dije que les dejaba la piragua. Y pasamos un rato agradable hasta que se marcharon y yo decidi levantar mi campamento.
A la noche calmo el viento pero a la manana siguiente el Tramontana seguia siendo el mismo aunque con la mar un poco mas tranquila y decidi moverme. Costaba mas pero llegue a la Torre del Orso, una playa preciosa donde repondria fuerzas y llegaria hasta San Cataldo. Alli encontre a un senor que habia sido polizia Internacional, hablaba perfectamente espanol ,decia que habia trabajado en Suramerica y Canarias. Y que tambien trabajo en Alemania y tambien sabia el ingles. Pase un buen rato con el en el parque donde dormi y ya todos se creian que venia desde Espana, en piragua. Que era la pinta que llevaba, la forma en que lo decia o que se yo.
Hoy he llegado a una Marina antes de Brindisi , enseguida he sido bien acoguido al verme llegar por esa mar, azotada por el fuerte Siroco. Pero lo mas encantador a sido encontrar a Daniela, una profesora que me ha invitado alojarme en su casa el tiempo que necesite, siempre que no pase de unos dias.
Es increible hasta donde pueden llegar las personas pero lo mas maravilloso es saber que existe gente asi. Me encanta viajar y cada vez lo hago mas agusto, cuando veo que las personas tenemos la capacidad de cambiar los valores de la vida, perder los miedos y hacerlo todo mas bonito. Aunque aun falta mucho para Africa donde los ninos se te acercan, seas blanco, vayas con barba y sucio. Te dan todo lo que tienen porque has venido a verlos. Lo unico que aqui tenemos mas posibilidades y medios. Pero no me importo abandonar la traquilidad de mi playita he intentarlo. Porque no intentarlo. 

Daniela y yo en una pizzeria

lunes, 7 de marzo de 2011

UNA NUEVA PIRAGUA

Mi piragua, ya tiene los colores de Africa, los colores de la Alegria

viernes, 18 de febrero de 2011

EMPEZANDO LA TRAVESIA A ESTAMBUL

Tenia muchas ganas de empezar mi singladura por el Mediterraneo pero no sabia si una vida de lujuria, sexo, droga y rock and roll, iban hacer posible mi encuentro en el mar, va a ser que si. Como buen pirata solo conozco las leyes de la naturaleza y su unica libertad amarla. Y estas fiestas de Navidad habia tenido un buen entrenamiento pero voy a dejarme de divagar y voy a comenzar como han ido estos dias.
Salia la manana del 15 de Enero, desde el lugar donde deje mi piragua en el viaje pasado, recuerdo que solo tenia a un pescador como espectador, que se estaba pensando el salir con su pequena barca.Cruce directo a la peninsula de Calabria pero el tiempo empezaba hacer de las suyas y llegando al puerto de Region de Calabria el Tramontana empezaba a crecer. Me meti dentro del puerto que a la entrada tenia un pequeno puerto deportivo, sin rampa y luego era un gran puerto de barcos grandes, de donde la guardia costera me hecho y me indico donde parar. Sali del puerto y puse direccion a una pequena playa que habia con astillero. Alli me esperaba el guardia, para decirme que si entraba a esos puertos me podian multar y que llevase cuidado.
Hice unas gestiones y me tome un cafe en esta ciudad, despues fuy a por mi piragua y pense en salir, parti de la playa pero fuy a parar una playa mas alla, se hacia muy dificil navegar aunque el viento era a favor, tenias que ir corrijiendo el rumbo cada dos por tres, por la fuerza de las olas, asi que pase mi primera tarde de paron. Pero al dia siguiente amanecia igual y me tocaba remar como fuese, no le iba hacer ascos a ese juego tan divertido con las olas pero cansado. Al cabo de unas horas hice un descanso en una playita, ya me faltaba poco para pasar el estrecho de Mesina. Hable con un pescador y me dijo que cuando doblase la punta, el tiempo iba a ser favorable. Asi que sali bajo las voces de animo, que me daban los que estaban practicanto kite-surf, cuando veian que mi piragua se ponia vertical, cuando tomaba la ola de frente, para evitar que me diese de lado. Y doble la punta y todo fue a favor. La ola venia por la popa y estaba a proteccion del fuerte viento de Tramontana. Ese dia me quedaria a unos kilometros del cabo de Spartivento.
Los dias siguientes el tiempo fue a mejor y me empece a soltar y tomar resistencia con mi piragua, teniendo las primeras experiencias agradables y desagradables. Empezaba a disfrutar. Pero estaba llegando a Catanzaro, cuando empezaba a entrar otra vez el mal tiempo, primero del Norte como siempre, dormi en una playa un poco antes de esta ciudad y se tiro la noche lloviendo.
A la manana siguiente paro y aunque el tiempo seguia malo, decidi hacer esa media hora que quedaba y parar a comprar. El tiempo seguia igual mucho viento del Norte pero estable, asi que parti hacia playa Lunga y cabo Rizzuto. Tenia muchas ganas de entrar en el Golfo de Taranto y llegar a Crotone. Pare en playa Lunga a dormir y me volvio a sorprender el mal tiempo, tuve que parar un dia entero en mi tienda con una fuerte lluvia.
Al dia siguiente el tiempo era de esos dias frios, frios. Pero no me corte, las vistas eran impresionantes, las montanas nevadas, con arcoiris saliendo y una lluvia gelida, que me hizo parar un rato. Comi algo en una pequena casa de playa y al cesar de llover continue a cabo Rizzuto. Dormi unas horas antes de llegar a Castello, en la peninsula de Rizzuto. El viento estos dias seguia fuerte del Norte pero se hacia posible avanzar pegado a la costa. Llegue a Castello y pare a comerme unos spaguetis con frutos del mar, como dicen aqui en su pequeno puerto, despues segui acercandome al cabo. Esa noche dormiria en la Darsena, una urbanizacion de la yet, a treinta minutos de Rizzuto.
Amanecio con mucho frio como todos esos dias pero sin viento. Venia el  cambio. Fuy pasando los cabos y las puntas hasta llegar al cabo de la Colunna y empezo a soplar el viento de Siroco, viento del Sur pero ya veia Crotone, alli al fondo. Se fue levantando la mar y tuve mi primer disgusto, un vuelco que me haria perder los palos de mi tienda, la gorra de mi hermano y las gafas de bucear, como fue un error. Corrigiendo el rumbo, al clavar el remo una ola me dio de lado y entre el viento y la fuerza de la ola, me dio la vuelta. Todo lo que llevaba detras se salio, menos el bidon de comida, el de agua, los remos de repuesto y el paraguas. Y solo pude rescatar la botella de gasolina de la cocina que flotaba por al lado mio. Luego con mas cuidado llegaria al puerto, donde fui bien recibido en un astillero que habia a la entrada y donde me dejarian un barco para pasar cuatro noches.

Fue un fuerte temporal, el barco de hierro donde dormia muchas noches vibraba y me llevaria otro disgusto perderia los remos de repuesto por dejarlos encima de la piragua sin atar, se ve que calleron al agua dentro del puerto y por mas que busque no volvieron aparecer (pero pude consegir unos en las tiendas del puerto). Tampoco fue mi paraguas el unico que quedo destrozado paseando esos dias por la ciudad. Parecia como quien dice que me iba a quedar en pelotas pero eso no es nada.
Un rumano que vivia en el astillero se presto ayudarme a buscar una tienda por los almacenes de la ciudad pero solo encontramos una antigualla de Ferrino, con varillas de fibra, asi que decidi ver quien era mas fuerte las dificultades o las ganas. Y el cuarto dia bajo los consejos de que habia mucha mar partia hacia Taranto. Casi no habia viento pero las olas eran aun muy fuertes, habia mucha mar de fondo, el agua era marron y los aterrizajes en las playas ni os cuento.
Y asi pude seguir un par de dias hasta Strongoli, donde llegue por el medio dia y alli me quede por cuatro dias mas. No problema como dicen en Africa. Y asi fue como pase unos dias en una urbanizacion de veraneo donde tenia un barecito y un supermercado a un kilometro, donde solia hacer el paseo por las mananas y luego volvia al lado de mi piragua a pasar el dia, cuando llovia me ponia debajo de un balcon y a la noche montaba el doble techo de mi tienda, para que me tapase del rocio de la noche y de la lluvia. Os puedo decir que estuve mas agusto que en Gallipoli, tenia cosas que hacer, la comida, paseos por la playa, el encanto de ver el mar y observar, ese paseito de todos los dias al supermercado, donde un dia me tuve que quitar las zapatillas, los calcetines y remangarme los pantalones porque un rio que habia, crecio con las lluvias.
Y ahora solo me quedaria hablar de mi interior. Seria mucho mas largo que todo lo que os he contado pero se podia resumir en una palabra PRECIOSO, yo apunto y todo queda escrito en un pequeno diario. Pero tengo que justificar treinta dias, donde iba allegar el buen tiempo y me iban a permitir proseguir hacia Taranto, con un tiempo genial, que me permitiria hacer mi primer atajo de mas de seis horas remando y llegar a Trebisacce y de alli a Taranto y aqui Gallipoli, donde he decidido pasar estos dias de mal tiempo, para intentar pasar la peninsula de Salento con el mejor tiempo posible.